Una de las exquisiteces más importantes de la gastronomía Maya es el relleno negro, un platillo que, por su característico color, despierta la curiosidad de todo aquel que lo ve por primera vez. El relleno negro es un referente gastronómico con una larga tradición, que solamente se puede encontrar en la Península de Yucatán y que se debe de probar al menos una vez en la vida.
relleno negro

Relleno Negro en La Habichuela

Considerado por muchos como el Mole Maya, este platillo, puede llegar a tener diferentes variantes, puede ser más picante, tener una textura más compleja o incluso tener una gran gama de sabores. Esto debido a que existen muchas formas de preparar el relleno negro (como el Mole), normalmente estos procesos y recetas son pasadas de generación en generación, convirtiendo a cada Relleno Negro en una experiencia única.

 

Es su arduo proceso de preparación el principal responsable de que existan muchas variantes y de la complejidad de este platillo. Para preparar un Relleno Negro desde cero, se necesitan varios días, una gran variedad de ingredientes y algo de ayuda. Este platillo está compuesto de dos partes fundamentales, que son los protagonistas en el plato y lo primero que sale a la vista.

 

El primero es el recado negro, este ingrediente es esencial para la preparación del relleno negro. Esta es una pasta creada a partir de la mezcla y tostado de chiles, condimentos y otros ingredientes que son los responsables de otorgarle su singular color, aroma y sabor inigualable. Afortunadamente, esta no se tiene siempre que crear desde cero, en la región existen varios lugares en donde se puede adquirir, solo es cuestión de que elijas tu favorito.

 

Otra de las partes importantes del Relleno Negro es la variedad de carnes principales que van en el plato, están son normalmente una mezcla de pavo, pollo, cerdo o el “bud”.  El “bud”, es una especie de albóndigas de carne molida de pavo o cerdo que suele estar rellena de huevo duro.

La Receta Tradicional del Relleno Negro

Su preparación tradicional incluye un ritual en donde se cocina bajo tierra, creando una especie de horno, en donde se cocerá por varias horas para que se concentren los sabores y para darle una textura suave a la carne. La selección de carnes en ese entonces era lo que nuestros ancestros tenían a la mano, y más adelante, para las épocas de la conquista, se preparaban con cerdo y gallina de Castilla.

Este platillo único actualmente se acostumbra para ocasiones muy especiales como bodas, pero en el pasado se preparaba para una ocasión muy importante en la cultura Maya llamada el “Hanal Pixan”. Esta ocasión duraba desde el 31 de Octubre hasta el 2 de Noviembre, siendo la predecesora Maya del día de muertos, en donde las ánimas “reciben permiso” para visitar a sus familiares.

En La Habichuela, nos hemos esforzado en honrar la Cultura Maya y su gastronomía, para que personas de todo el mundo puedan degustar de los platillos más representativos de la región y de la cocina Yucateca como la sopa de lima, la cochinita pibil y el famoso Café Maya (creado en La Habichuela). No te pierdas la oportunidad de probar tan exquisito platillo y de conocer más de la historia de nuestros antepasados.